La familia, unida, jamás será vencida

España campeona del mundo
España campeona del mundo | Fuente: @BaloncestoESP
in ,

España logró su segundo oro mundial tras una exhibición colectiva

‘La unión hace la fuerza’. ‘Juntos se es más fuerte’. España ha demostrado ser un auténtico grupo que le ha permitido alzarse con la medalla de oro. A pesar de las críticas y las dudas en el inicio del campeonato, la familia se mantuvo al margen y continuó trabajando como mejor saben. Cada torneo ocurre lo mismo: comienzo incierto que genera desconfianza generalizada. Es muy fácil dudar y criticar, y el ciudadano de a pie lo hace en cada competición que disputa la selección española de baloncesto. Aun así, los hispanos mantuvieron la calma y confiaron en sus posibilidades.

Scariolo tenía un plan y supieron ejecutarlo a la perfección. Contra Túnez, Puerto Rico, e Irán no se vio a la mejor versión de la selección, pero los propios jugadores eran conscientes de lo que estaba ocurriendo. Ser pacientes y fieles a sus ideas permitió a la familia afrontar los encuentros clave con la mentalidad apropiada. Tras derrotar a Italia y Serbia con grandes actuaciones, la moral hispana incrementó y afrontaron la fase final con la mayor confianza posible. El camino que seguían era el correcto y todo se puso de cara para luchar por las medallas.

Polonia, Australia y República Checa; las tres selecciones que podrían impedir que España se asegurara una medalla. Un cuadro relativamente fácil (Argentina, Francia, Serbia, y Estados Unidos por el otro lado) que había que superar para alcanzar la ansiada final. Polonia sucumbió y Australia batalló tras eliminar a los checos. Los wallabys pusieron a la selección española contra las cuerdas, pero la figura de Marc Gasol emergió por encima del resto para vencer la contienda. El objetivo se había cumplido; la medalla estaba asegurada y tocaba luchar contra los guerreros argentinos. 

España campeona del mundo
La familia | Fuente: @BaloncestoESP

Combate inesperado

Una lucha de titanes, un tremendo esfuerzo, un partido histórico, una reyerta agotadora… la final Argentina-España apuntaba a convertirse en una acontecimiento apoteósico, pero no fue lo esperado. La intensidad que habían mostrado los sudamericanos durante todo el torneo se había visto reducida gracias a un tremendo ejercicio físico realizado por los europeos. La desesperación perforaba las esperanzas argentinas que se veían superados en todos los aspectos del juego. En la final, más que nunca, la selección española de baloncesto desarrolló un intratable juego colectivo que aniquiló a su adversario.

Ningún jugador destacó por encima del resto. Todos mostraron un nivel excelso que les permitió alcanzar la gloria. Desde el primer minuto los de Scariolo dominaron y tomaron ventaja en el marcador (2-14). Los argentinos fueron despertando gracias a un parcial de 11-0 y las breves actuaciones de Brussino, Campazzo y Deck (13-14). Nuevo arreón español y ventaja de nueve puntos al final del primer cuarto (14-23).

A pesar del bajón, los hispanos mantuvieron la calma, recuperaron la concentración, y evitaron la remontada rival. Las actuaciones de Ricky (20 puntos y 7 rebotes), Marc Gasol (14 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias) y Rudy (11 puntos y 10 rebotes) permitió a España aumentar la ventaja (16-31). Nuevamente los sudamericanos se acercaron en el marcador (31-39), pero la enorme intensidad defensiva y el acierto en ataque concedió a la selección dirigida por Sergio Scariolo marcharse con ventaja al descanso (31-43).

España campeona del mundo
España campeona del mundo | Fuente: @BaloncestoESP

Gloria dorada

Tras el paso por vestuarios, se esperaba ver a una Argentina diferente con la intención de revertir la situación, pero no fue su día. Ante Francia, los de Sergio Hernández estuvieron muy acertados de cara al aro; pero frente a España no conseguían materializar sus ataques. A los constantes errores se unió la impresionante muralla que construyó la defensa española en su pintura. Ni Scola, ni Campazzo, ni Laprovittola… ninguno era capaz de derribarla en cada penetración. Hasta siete tapones colocaron los jugadores españoles en todo el partido. Además, España dobló a Argentina en rebotes (21-44) siendo esta una de las claves del encuentro.

En el tercer cuarto, España continuó arrasando a su contrincante y aumentó aún más su ventaja (47-66). El capitán, Rudy Fernández, continuaba comandando el juego de un equipo más unido que nunca. En el último asalto, alentados por sus nobles y fieles aficionados, los argentinos lucharon hasta el último minuto y redujeron la ventaja a los 12 puntos (68-80); pero ya era tarde. La familia supo gestionar la situación, mantuvo la calma, y movió el balón de forma correcta. La selección contó con hasta seis jugadores en dobles dígitos anotadores; ya podían tocar la medalla de oro con la yema de los dedos. El reloj llegó a cero y ya era oficial: España era campeona del mundo por segunda vez en su historia. 

Todos aquellos que habían dudado de los 12 jugadores que defendieron la elástica española, se unieron a los que siempre confiaron para celebrar un triunfo histórico. Dejaron las críticas y las dudas a un lado, y alabaron a una selección de leyenda. 

España campeona del mundo
Ventanas FIBA | Fuente: Twitter

Tras unas ventanas FIBA muy polémicas, donde los héroes secundarios lograron una clasificación impecable, fueron 12 los jugadores llamados por Sergio Scariolo para disputar el mundial. Marc, Ricky, Rudy, Ribas, Llull, Oriola, Juancho, Claver, Willy, Beirán, Rabaseda, Colom… todos ellos hicieron historia. Pero junto a ellos también sobresalen Aguilar, Sastre, Diop, Jaime, Vázquez, Saiz, Brizuela, Vidal, San Miguel, Rodríguez, Oliver, Llovet, Abalde, Paulí, Vicedo, Díaz, Yusta, Arteaga, Arostegui, Barreiro, García, Alocén, Tomàs y Ventura.

En total, un número de 36 jugadores que contribuyeron en gran medida para situar a España en la cima del mundo. 

Categorías

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

El Cacereño se impone al Llerenense y consigue los tres puntos (1-2)

Jornada 4 La Liga

J4 Liga Santander: el Sevilla toma los mandos